Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 27 de abril de 2012

el sueño de los bebes

foto de kael martin tinsley londoño
para mamás y papás
el sueño en los bebés se encuentra sometido a una lenta maduración y es susceptible de modificación, existen influencias genéticas y prenatales, pero sobre todo influye en él  el establecimiento de rutinas diarias, el tipo de relación-apego y la actitud de los cuidadores frente al sueño. cuanto más pronto establezcas una rutina para la hora de ir a dormir, mejor será. "Tu bebé estará más relajado si sabe lo que viene después".
en los primeros tres meses no puedes imponerle un horario de sueño o enseñarle a dormir toda la noche. tu recién nacido necesitará alimentarse cada pocas horas, así que es normal que no duerma de corrido. trata de dormir cuando él duerma para no acabar agotada, porque la falta de sueño puede hacerte más suceptible  a la depresión e incluso crear problemas en tu relación de pareja.

Algunas estrategias que te pueden ayudar a crear buenos hábitos de sueño en tu bebé son:


• Durante las tres o cuatro primeras semanas, puedes envolver al bebé apretadito con una mantita para que se sienta más cómodo y seguro.

• A partir de la sexta 6 semana comienza una rutina para ir a dormir. por ejemplo, a la misma hora cada tarde, dale un baño, léele un libro, dale de comer, cántale una canción de cuna y acuéstalo. trata de levantarlo por la mañana a la misma hora cada día y ponlo a dormir la siesta a las mismas horas cada día. (Ten en cuenta que necesitarás ir ajustando estos horarios a medida que tu bebé crezca y madure.)

• haz que la alimentación nocturna sea tranquila y que la alimentación diurna sea social. por la noche, no hables ni enciendas la luz cuando lo alimentes. durante el día, haz lo contrario: trata las comidas como oportunidades para arrullar, cantar, hablar e interactuar con él.

• marca la diferencia entre las siestas y el sueño nocturno. para las siestas, puedes prescindir de la rutina nocturna o acortarla y usar un moisés en una habitación que no sea el dormitorio habitual de tu bebé.
El establecer un horario para tu bebé, es una decisión muy personal. Una vez que aprendas a reconocer y descifrar las señales que te da tu bebé, te será más fácil establecerle una rutina regular para comer, dormir y jugar. este no sólo debe satisfacer las necesidades de tu bebé sino también las de tus otros hijos, las de otros miembros de la familia y las tuyas propias. 
Lee ejemplos reales de horarios y rutinas de los bebés aquí


No hay comentarios:

Publicar un comentario